lunes, 27 de mayo de 2019

Las 5 razones para comenzar hoy a bailar salsa


Bailar salsa es una actividad divertida que podría cambiar tu vida. Por eso, queremos brindarte estas  5 razones para comenzar hoy a bailar salsa y cambiar tu vida para siempre;

1) LA SALSA ES SEXY

No se puede negar que la SALSA es muy conocida en todo el mundo por sus movimientos sensuales y creadora de un ambiente divertido y alegre. Las mujeres aman a los hombres que puede sacudir sus caderas y es imposible apartar la vista de las mujeres que bailan muy bien por sus movimientos.

Bailar salsa es una excelente manera de expresar su lado más sexy, especialmente si está encerrado en una oficina todo el día y necesita desahogarse. Y si nunca te has sentido muy sexy en la pista de baile, no te preocupes, bailar salsa es una habilidad que cualquiera puede aprender con un poco de práctica.

2) LA SALSA ES SOCIAL
La salsa es un baile de pareja, y la interacción con muchas personas diferentes es parte de la diversión. La comunidad de salsa es amigable y acogedora para los recién llegados, por lo que es una excelente manera de conectarse con personas, hacer amigos o conocer a alguien especial.
Juan Pablo Villar & Yamila Larraura de KadenZa Escuela de Baile

Bailar salsa es una excelente manera de conocer gente nueva en un hermoso ambiente social y donde también puedes divertirte mucho. No necesitas un compañero o compañera para comenzar a aprender, solo se necesita el coraje para pagar una clase y comenzar a hacer amistades que pueden durar toda la vida.

3) LA SALSA GENERA CONFIANZA
Bailar salsa es fácil de aprender y abre un nuevo mundo de posibilidades. Cuanto mejor bailes el ritmo de salsa, más confianza tendrás en la pista de baile. Esa confianza se puede traducir a otros aspectos de tu vida, mejorando las interacciones con compañeros de trabajo, amigos y seres queridos.

4) LA SALSA ES SALUDABLE
Bailar salsa es un ejercicio de cuerpo completo que hará que tus pies se muevan, tu sangre fluya y tu corazón bombee. Esta combinación energética de actividad física es muy buena para el cuerpo y también para tu autoestima.

Bailar salsa quema cientos de calorías y libera hormonas para sentirse bien, elevando tu estado de ánimo y revitalizando tu cuerpo. Olvídese de la cinta para correr: una noche de baile es todo lo que necesita para mejorar su salud cardiovascular.

5) LA SALSA ES POPULAR
La salsa es la forma más popular del bailar en pareja en el mundo, lo que significa que no importa en qué país o ciudad se encuentre, ¡es probable que haya un club de salsa cerca! Una vez que aprenda a bailar salsa, tendrá una habilidad que llevará a cualquier lugar donde viajes y tendrá una comunidad con la que podrá conectarse, ¡incluso si no habla el idioma!

Fuente: Fotos  MR Fotografia


jueves, 16 de mayo de 2019

Clases de coreografía: beneficios y contraindicaciones


Crédito: Shutterstock
Con música latina, pop, dance, disco. Las clases de coreografía son activas, divertidas y permiten bailar, con pasos simples que se entrelazan, de modo que toda persona pueda ejecutarlos. "La idea es hacer un trabajo aeróbico entretenido, con beneficios cardiovasculares y circulatorios, que favorezca la coordinación y que permita que la gente esté en tiempo presente: cuando uno piensa en la coreografía no puede estar pensando en otra cosa más que en lo que está haciendo. No puede pensar en temas laborales, en respuestas por mail. Tiene que estar en tiempo presente con su cuerpo", se entusiasma Analía Fraga, profesora de fitness coreográfico del staff de Gabo's Estudio.
Las clases constan de secuencias coreográficas simples "que se van uniendo durante el transcurso de la hora para lograr, antes de que termine, una coreografía total. Esa coreografía después se pone adentro de alguna canción de moda", agrega Fraga.
Simples y aptas para todo el mundo, las coreografías requieren de coordinación. Pero "dentro de la hora y durante el armado de la coreografía se va insistiendo con todos los pasos. Siempre se vuelve al primero porque la idea es sumar de ahí al segundo y al tercero, y volver a repetir el primer paso para que lo vayan incorporando. Por ende, es una clase abierta para todo el mundo", añade. Lo pueden practicar personas de 0 a 99 años. "Hay una tendencia a que adultos mayores realicen alguna actividad de baile como prevención de Alzheimer. Las coreografías son un ejercicio también para el cerebro", asegura Analía Fraga.
Crédito: Shutterstock
Las clases pueden repetirse todos los días. Sin embargo, hay una frecuencia mínima "indispensable para que tenga continuidad la coordinación y que haya un trabajo cardiovascular que acompañe. Esa frecuencia mínima es de tres veces por semana", señala la bailarina.
Existen otros formatos de clase posibles: "se baila sobre determinadas canciones y se arma una coreografía por canción. En mi caso las clases tienen eso de unir secuencias coreográficas durante el transcurso de la hora con el fin de hacer un trabajo aeróbico y divertido", explica.
¿Para complementar la actividad? "La fuerza de la zona media y la flexibilidad son dos complementos ideales para la clase de coreografía, ya que benefician a la actividad. Ayudar a liberar las articulaciones permite hacer movimientos más amplios. La zona media bien fortalecida previene de contracturas y lumbalgias. Ambas actividades complementan para tener una buena ejecución sin lesión", indica la profesora.

Beneficios
Se trabaja la coordinación.
Es un entrenamiento aeróbico.
Activa la circulación.
Reduce el estrés.
Da amplitud a los movimientos.
Ayuda a tomar conciencia corporal respecto al espacio.
Previene el Alzheimer.
Reduce el colesterol.
Previene la osteoporosis.
Favorece la flexibilidad.
Recupera funciones musculares.
Mejora la confianza y la autoestima.
Ayuda a liberar endorfinas.
Aporta un entorno social del que uno puede sentirse parte. "Pertenecer a una coreografía tiene una parte social importante", afirma Analía Fraga.
Contribuye a descubrir el ritmo en el cuerpo.
Sirve como expresión corporal.
Permite expresarse, al contar una historia con el cuerpo.
Favorece la extroversión.

Contraindicaciones
Personas que hayan tenido esguinces de tobillo o problemas en la rodilla o en la zona lumbar pueden sentir alguna molestia. "En la clase se puede dar pautas de seguridad para ciertos movimientos, así pueden ejecutar la misma coreografía contemplando las lesiones. Se trata de que la clase acompañe la calidad de vida", acota la profesora. Para que el profesor intervenga, el alumno debe avisarle previamente cuál es su lesión.
Dado que ciertos movimientos pueden adecuarse, no hay contraindicación que impida realizar la actividad, salvo que haya alguna lesión bien definida y que un médico la prohíba.

28 de Mayo en Buenos Aires

Anita y Adrián en Buenos Aires

El próximo 9,10 y 11 de Septiembre, se desarrollara el “ Congreso Internacional de la Salsa ” con la visita estelar de Ana Santos Rubín y ...