Los secretos de las clases de baile..

El armado coreográfico puede ser simple, intermedio o complejo. Puede contener diversos patrones de movimiento. Se puede enseñar de forma unilateral o bilateral según los diversos estilos de conducción. En cualquier caso, lo fundamental es el desarrollo metodológico y el respecto de los proceso de la transición.

Las transiciones son un factor fundamental para llegar de lo simple a lo complejo, regla fundamental en el proceso metodológico. Cuando hablamos de clases intermedias y avanzadas, lo primero que se nos cruza es el concepto de "combinaciones completas". Las combinaciones complejas hacen que el alumno se concentre de tal manera en lo que tiene que hacer, que no puede disfrutar de la música ni de la clase, dada la complejidad del patrón motor que se usa para combinar.
Entonces ¿que hacemos? aquí es donde debemos usar la lógica, estudiar el principio y final de cada movimiento a ejecutar, respectar su inercia y aplicar el desglose de cada elemento utilizando para un buen trabajo. De esta forma, trabajando fluidamente, respectando los tipos de ensayo y error, el alumno llegara a disfrutar de la música, de la clase y del logro del producto final.

Cuando la clase es con alumnos de nivel avanzado, que suelen captar sin inconveniente lo que el profesor enseña, se crea una confusión en este, pensando que esta en lo correcto.  La pegunta es: ¿podrá manejar este mismo profesor grupos principiantes donde se necesita un desarrollo prolijo y metodológico de la clase?
Seguramente pueda hacerlo si es estudioso de lo que prepara, apuntando hacia donde dirige a los alumnos a través de la transición.

La mayor consecuencia que podría traer el faltante de uso de razón para desarrollar una transición correcta, es que el alumno en la clase copie lo que puede y que el instructor no tenga la suficiente creatividad para resolver este problema, los cual puede derivar en lesiones, ya que los alumnos ni imaginan que por cada cambio de frente o giro se necesita una transición correcta.

Gracias a la facilidad de la tecnología, hoy se puede grabar las clases dictadas en las escuelas, talleres o congresos. Pero lamentablemente, en muchos casos, no se enfoca en el desarrollo metodológico. Por lo cual, falla el alumno y vuelve a fallar la clase.
En síntesis, solo queda estudiar, y en cada caso, cada profesor, replantearse si fue claro y correcto en el desarrollo de la clase. De esta forma podrá mejorar día a día su trabajo y cuidar a los alumnos.

Mas información: www.salsasocial.com.ar 


-----------------------------------------------------------------------------------


No hay comentarios:

Publicar un comentario