domingo, 9 de junio de 2019

Cuidado con las clases gratis

¿Por qué dar una clase gratis puede ser un gran error?


Hay numerosos estudios que han demostrado que las personas no valoran nada que sea gratis. Incluso si una clase cuesta solamente un peso, es mucho más valorada que si no se cobra nada. Mas allá del aspecto del valor, es mucho más fácil faltar a una clase gratis, incluso si te has registrado y comprometido a ir. Puede que no parezca que no es importantes como estudiante, pero lo hará. ¿Quién quiere ser el único en una clase y sentirse incómodo con solo una o dos personas como asistentes? ¡Por supuesto, que nadie!

¡Comienza ahora a tener ingressos extras!
Obviamente, hay muchos más riesgos para el profesor. Podría pensar que ofrecer una clase gratuita es una excelente manera de obtener nuevos estudiantes al dejar que prueben la clase o pensar que al dar clases gratuitas es una manera fantástica de devolver algo a su comunidad. Incluso algunos nuevos profesores a menudo consideran que es una vía inmejorable para convertirse en mejores instructores. Si bien todo esto es cierto, eso no significa que muchos estudiantes se vayan a presentar, porque no valoran la clase ni respectaran su tiempo.

Gratis no es un regalo 


Esto no significa que todas las clases gratuitas sean de baja calidad o que no sean sostenibles en el tiempo. Hay ciertas excepciones en el mundo de la salsa que ayudan por ejemplo las clases gratuitas en las noches de los clubes de salsa y ritmos latinos o las noches de salsa. Puede que no pague por la clase gratis, pero puede haber incluido un pago de entrada o un mínimo de bebida, pero esa son tarifas que pagaría de todos modos. A menudo es lo mejor de ambos protagonistas, los estudiantes que obtienen las clases gratis es probable que aparezcan de todos modos sin planeaban bailar esa noche, los dueños de club o boliches bailables utilizan las clases gratis para atraer a mayor cantidad de personas y que lleguen más temprano permitiendo tener más gente que pueda consumir en su establecimiento y además los profesores generalmente reciben un pago por dar la clase.

 Aún así, esto no es realmente una clase gratis. Una clase gratuita no tiene beneficios complementarios, como en un boliche, donde uno se queda a bailar y paga una entrada o un mínimo de consumición. Las clases realmente gratis son mucho más arriesgadas. Si se lleva adelante en la escuela de baile o estudio, eso representa una sobrecarga. ¡Las escuelas de baile son caras de operar! En muchos de los casos, los profesores bien intencionados finalmente optan por dar una clase inicial con descuento o una clase basada en donaciones porque lo que nuevos estudiantes se comprometen más que los que asisten a una clase gratuita.

Una Opción Free 


Para muchos que buscan una clase gratis, hay muchas opciones. Por ejemplo, en Internet hay muchos videos e incluso opciones de profesores en vivo que realizan muestras gratis para todo el mundo. Algunos maestros realizan por las redes sociales clases en vivo (Facebook Life) y puede ser una gran opción para los nuevos bailarines que se sienten abrumados o nerviosos en clases grupales. Las clases grupales no son para todos... Hay muchos estudiantes con potencial para el baile y no quieren hacer su primera clase de baile grupal porque son tímidos o no se ajusta el horario por su trabajo o estudios.

No hay que descartar ninguna clase de baile, personal o virtual, por que sea gratis pensando que tiene un costo oculto. Por supuesto, que el precio de una clase de baile en una escuela de baile o estudio generalmente aumenta en las áreas metropolitanas por que la ofertas está satisfaciendo la demanda. ¡Usted pagaría muchos menos una clase de baile en un pueblo o zona rural donde hay una sola opción que en la gran ciudad! Sin embargo, al momento de elegir, no solamente buscará la calidad del profesor, sino que también elegirá la comodidad del lugar al momento de elegir la clase de baile.

Gratis es poca calidad 


A veces es un poco obvio que una clase gratis sea de mala calidad porque el lugar no sea apto para albergar una clase y haya mala iluminación, el sistema de música no sea el adecuado o el profesor no tenga los conocimientos suficientes para ejercer una clase de baile. Las clases gratuitas tienen una alta tasa de rotación, porque a los alumnos no le gusta el entorno, el profesor o los grupos que se arman, y la falta de calidad en la atmosfera puede tener mucho que ver.

 Pero todo esto no significa que haya personas que estén buscando clases gratis. En realidad, hay muchas personas que quieren recibir alguna clase sin dar algo a cambio, su pensamiento es libre y es mucho más bajo que la media. Estos estudiantes son pocos y distantes entre si, pero realmente pueden aprovechar las oportunidades que les rodea y en definitiva quieren practicar.

 El consejo es primero echa un vistazo a las clases gratuitas que hay en el área, mantener la mente abierta ¡Recuerda, hay muy buenas opciones accesibles en linea, que es lo mejor para empezar! 

Esperamos comentarios 

¿Fuiste a una clase gratis? Que conclusión sacaste. ¿Cómo te fue?

 Eres profesor y estás dando unas clases gratis. ¿Cómo te está yendo?

 Revista SalsaSocial, Lugar de bailadores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

28 de Mayo en Buenos Aires

Anita y Adrián en Buenos Aires

El próximo 9,10 y 11 de Septiembre, se desarrollara el “ Congreso Internacional de la Salsa ” con la visita estelar de Ana Santos Rubín y ...