miércoles, 11 de marzo de 2020

Cómo elegir una escuela de baile en Buenos Aires

Los consejos para no fallar

Te detallamos los factores más importantes a la hora de elegir dónde ir a aprender a bailar.

En Buenos Aires se pueden encontrar muchas escuelas de baile. ¿Qué es lo que hace que las personas se decidan por unas o por otras?

Dar con una buena escuela, adaptada a tus necesidades, puede suponer la diferencia entre disfrutar al máximo nivel de la afición al baile o que ésta pase sin pena ni gloria.

Te dejamos una serie de puntos que te pueden ayudar a valorar cuál es tu escuela, aquella que mejor se adapte a vos y donde te encuentres más a gusto.

Es importante que los profesores y profesoras tengan amplia experiencia, como bailarines y como docentes. En la mayoría de las escuelas se puede encontrar un breve currículum de los mismos, y además es interesante si podemos ver vídeos suyos impartiendo clases y/o bailando, dado que nos da un extra de información sobre su trabajo.

Pero igual de importante es el feeling que se tenga durante las clases con esa persona: La simpatía y la empatía hacen de un buen profesional un profesor excelente: Alguien que sepa transmitir pero también escuchar y que sepa favorecer un ambiente distendido y de disfrute durante las clases.


Un buen ambiente en clase favorece que se cumplan los objetivos de aprender, pasarlo bien y conocer gente

Pero una escuela no la hacen sólo los profesores y profesoras, igual de importantes son el resto del personal que trabaja en la misma, que deberán fomentar un clima amistoso y amable.

Además debemos tener en cuenta  si desde la escuela se promueven diferentes actividades, salidas, grupos... todas aquellas acciones que ayudan a que se entablen amistades y que la experiencia continúe más allá de las clases de baile.

No todas las escuelas funcionan de la misma manera, y tienes que ver si su funcionamiento se adapta bien a tus necesidades.

Tradicionalmente las escuelas forman grupos que empiezan al inicio de la temporada e imparten con esos grupos una o dos clases semanales. En ocasiones abren nuevos grupos a mitad de año para dar la oportunidad de comenzar a nuevas incorporaciones.

Además ya nos podemos encontrar con más frecuencia escuelas que funcionan día a día, con fórmulas pensadas para que los alumnos y alumnas decidan en el momento a qué clase se quieren asistir. Esta modalidad, si bien es válida para cualquier tipo de persona, es especialmente útil para aquellas cuyas obligaciones les dificultan la asiduidad en un horario concreto (cuidado familiar, turnos rotativos en el trabajo, necesidad de viajar a menudo...)

Cuanta más oferta haya del baile que quieres aprender, podrás encontrar precios más bajos en las escuelas de baile. Por el contrario, bailes más especiales, niveles más elevados, aforos muy limitados... irán incrementando el precio de las clases que quieras tomar.

Además de tener esto en cuenta, a la hora de decidir si un precio es alto o bajo en una escuela, piensa cuántas horas de baile te ofrecen por ese precio, qué tipo de profesores y profesoras imparten las clases, cómo son las instalaciones...

Recuerda que no siempre lo más barato es lo mejor (ni tampoco tiene por qué serlo lo más caro) busca una oferta que se adapte a tu bolsillo pero que te asegure una buena calidad en tu aprendizaje.

Evidentemente, cuanto más cerca tienes la escuela, ya sea de tu casa como del trabajo o las zonas que suelas frecuentar, más sencillo te va a resultar asistir a clases de forma regular, especialmente si dispones de poco tiempo libre en tu día a día.

Por otro lado, si te interesa especialmente una escuela (por sus profesores, tipo de bailes que imparten o lo que sea), si está bien comunicada puedes plantearte asistir aunque no te quede tan cerca. Que tenga metro en los alrededores, varias líneas de autobús, zonas de aparcamiento... son elementos que ayudan a hacer de la escuela un lugar accesible.
Valora la escuela, la cantidad de aulas y el espacio con el que cuentan. Observa la limpieza y el orden.

Revisa si las aulas tienen espejos, si están climatizadas y si cuentan con una buena iluminación.

La calidad de los suelos es un dato importante a tener en cuenta. Normalmente las articulaciones sufren menos en suelos de tarima que en suelos cerámicos o similares.

Si vas a tomar clases en las que se pueda utilizar material complementario que aporte la escuela (colchonetas, barras de ballet o de pole dance...) mira que esté todo en buen estado y cuidado.

Valorar estos puntos clave te puede ayudar a elegir con mayor acierto la escuela de baile en la que más puedas disfrutar.

Piensa que, además, en muchas de ellas te permiten asistir a una clase de prueba que te servirá para tomar tu decisión final. En esa clase podrás ver cómo es la escuela en funcionamiento y si definitivamente es lo que esperabas.

Aprender a bailar es un viaje maravilloso, elegir escuela de baile es uno de los primeros pasos, y con ella darás muchos de los pasos siguientes. Esperamos haberte ayudado y nos alegramos de que te adentres en este mundo.

Si todavía estás dudando, lee los beneficios que tiene el baile y ¡apúntate a clases!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

28 de Mayo en Buenos Aires

Anita y Adrián en Buenos Aires

El próximo 9,10 y 11 de Septiembre, se desarrollara el “ Congreso Internacional de la Salsa ” con la visita estelar de Ana Santos Rubín y ...