domingo, 24 de octubre de 2021

Escuchar y bailar Salsa: los 15 beneficios de la Salsa


1. Bailar salsa es una terapia liberadora, te ayuda a “desconectar” de los problemas diarios, rabias, tristezas, depresiones, estrés… como mínimo mientras bailas salsa los apartarás durante un buen rato.

2. Mientras bailas sonríes (y si no lo haces deberías), la sonrisa nos ayuda a relajarnos y disfrutar del placer de bailar y compartir. ¡Fíjate!, la mayoría de personas que bailan sonríen de manera natural. La salsa es un baile alegre y su ritmo es contagioso y te anima a moverte.

3. Bailar salsa también te ayudará a mejorar la confianza y la autoestima. Verás cómo vas progresando y mejorando y confiarás más en ti, y ello repercutirá indudablemente en otros ámbitos de tu vida.

4. ¿Eres tímido/a?, la salsa te ayudará a ganar seguridad, te ayudará a perder la timidez y te obligará a relacionarte con los demás.

5. Mejoraran tus relaciones y habilidades sociales, conocerás gente nueva e interesante, ¡seguro! Bailar salsa te “obliga” a socializarte, a compartir, en un entorno positivo y de disfrute.

6. El ritmo de la salsa contribuye a tu salud física, mueves caderas, piernas, hombros, brazos, pies… y por lo tanto estás ejercitando casi todo el cuerpo. Tonificas todo tu cuerpo ya que pone en “marcha” a tu corazón, aumentará tu resistencia y tu flexibilidad.

7. Cuando bailas salsa quemas calorías. Muchos nutricionistas la recomiendan como un buen complemento en tu estilo de vida. Personalmente no creo que deba ser el motivo por el que bailes, pero sí que es un beneficio más que se añadirá a una vida saludable.

8. También te obliga a tener una buena postura corporal, potencia la coordinación, el ritmo, la concentración, etc.

9. Cuando bailas salsa, la música la “gozarás” mucho más, ya que el cuerpo irá en sintonía con el ritmo, te dejarás llevar.

10. Si tienes pareja y compartís el baile de la salsa seguramente los unirá más, y si no tienes es muy probable que encuentres una pareja salsera.

11. Te divertirás, ya lo he dicho, pero insisto en que la diversión te ayudará a eliminar y prevenir enfermedades emocionales y físicas, liberarás toxinas y mejoraras tu cuerpo-mente en todos los aspectos.

12. ENDORFINAS, ¡las moléculas “de la felicidad”!, bailar salsa también incrementa la producción de endorfinas y esto está demostrado que aumenta tu vitalidad y el grado de felicidad, es una música “sana”.

13. Según la American Council on Exercice (ACE), el baile ayuda a prevenir la senilidad, ya que mantienen la mente ágil, en alerta y promueven la memoria, y además previene el envejecimiento, mejora la circulación, los pulmones, el colesterol dañino en la sangre, ayuda a prevenir la osteoporosis y la artritis, ya que mantiene las coyunturas lubricadas. ¿hacen falta más motivos?

14. Bailar salsa no tiene edad, así que no tienes excusa.

15. Cuando ves una pareja que “conecta” bailando te das cuenta que están en sintonía, parecen una misma alma en dos cuerpos. Si bailas, seguramente ya sepas de que estoy hablando.

Si eres ya una salsera o salsero seguramente ya conocías muchos de sus beneficios, si no lo eres y te gusta la música, no lo dudes, apúntate a hacer clases de salsa mañana mismo y disfruta de la vida.





Si tu pareja sabe bailar, te hará más feliz y estudio lo confirma


 Si eres de las personas que disfruta bailar con todas las ganas, sin duda es verdad que una relación tiene que ver con el entendimiento, el respeto, la atracción, la compatibilidad y por supuesto, con el amor.

Sin embargo, de acuerdo a este estudio las parejas que disfrutan bailar tendrán una relación más armoniosa y más alegre, en el sentido de que disfrutarán realizar más actividades en conjunto que vayan más allá de lo romántico.

De acuerdo a un estudio desarrollado por científicos suecos, las personas que bailan son las que disfrutan mejor la salud mental, estabilidad emocional y su felicidad, esto debido a la liberación de endorfina liberada durante los movimientos.

Tenemos que recordar que bailar es igual a realizar un ejercicio pero aún mucho mejor, ya que el escuchar música que te gusta también tiene un efecto liberador y positivo en el cerebro. Para probar esto, se estudió el progreso de 112 pacientes con problemas mentales como ansiedad y depresión a los que se les pidió asistieran a clases de baile durante 4 semanas, esto dio resultado al aumento en los niveles de endorfina, serotonina y dopamina, que son las hormonas encargadas de hacernos sentir felicidad.

Cabe destacar que las personas que sienten un impulso incontrolable por bailar al escuchar una buena canción, tienen mayor capacidad de percibir pequeños detalles, así como coordinar emociones con su cuerpo.

La mayoría de estás personas, son apasionados, decididos y por lo general tienen metas muy claras y hacen hasta lo imposible por cumplir sus sueños.

Sin duda todo esto aporta un extra a la calidad de una relación, que claro está sujeta a muchas otras cosas, pero se ha comprobado que so un chavo es amante de la pista de baile y tu también, entonces siempre la pasarás muy bien con su compañía en cada fiesta.

Textos: http://www.kebuena.com.mx





viernes, 22 de octubre de 2021

Joven bailarín quilmeño busca apoyo para viajar al mundial de Salsa en México

 

Joven quilmeño necesita ayuda económica para poder viajar al mundial de Salsa a realizarse en México Cancún del 6 al 12 de diciembre.

Participarán bailarines de 30 países del Mundo y el representante local, Nahuel Alvarez Ruiz fue especialmente invitado por los organizadores.

No obstante, los padres intentan juntar fondos para financiar la presencia del bailarín quilmeño en el evento internacional: «Nosotros somos empleados en relación de dependencia, pero debido a la situación económica del país estamos necesitando ayuda económica para poder viajar. Estamos organizando una fiesta en Sarandí para el sábado con el fin de recaudar fondos..También presentamos un expediente en la Comuna para un subsidio y estamos a la espera», explicaron en diálogo con el Diario 5 Días. 

Nahuel  álvarez Ruiz, 16 años, comenzó a bailar a los 2 años, a los 11 años fue Campeón Argentino Wolrd Salsa Latin categoría infantil en Córdoba Capital (2016).

A los 12 años Campeón Argentino del Salsa Open categoría infantil, cuya final se realizo en Puerto Rico obtuvo el 4to lugar. (2017)

A los 13 años obtuvo el 2do puesto  salsa solista infantil. Y 1er Puesto Salsa pareja amateur en Panamá Salsa Congress. (2018)

A los 13 años se recibió de profesor de Ritmos Latinos. (2018)

En enero 2019 viajó a Miami para competir en World Salsa Summit en la categoría salsa juniors. Obtuvo 4to puesto.

En Junio 2019 representó a Argentina en Puebla (México), obtuvo 2do puesto Salsa Junior masculino y 1er. Puesto Salsa Pareja Juniors.

Fue nombrado mejor Bailarín en varios torneos. Baila en el grupo de Salsa Municipal de Quilmes.

Participo de varios programas de televisión: Canal 9 Tu Mejor Sábado, Conducido por Diego Pérez y Zaira Nara; Canal 2 El universo de Lurdes, (2017 y 2018); Canal 9 Todas las Tardes (2019) y Canal 2 Involucrados (2019).

Fuente: Diario 5 Días 




lunes, 26 de julio de 2021

Salsa Colombiana

 La salsa de estilo colombiano comenzó en Colombia y se baila con un tipo diferente de música de salsa llamada “Cumbia” que es similar al ritmo de la salsa pero tiene una pausa más larga entre los primeros tres y los últimos tres tiempos. Es raro encontrar una clase de instrucción de cumbia ya que la mayoría de las personas que bailan este estilo fueron enseñadas por familiares y amigos.

;


El estilo sigue siendo bastante popular en América del Sur y se puede distinguir por un estilo circular de roturas abiertas / laterales con un toque en las pausas de 4 y 8. Los pies nunca se mueven hacia adelante y hacia atrás como en el paso de Mambo. En cambio, el movimiento es una serie de pasos de atrás hacia el centro o de lado a centro. El estilo tiene muy pocos patrones de giro y generalmente no es un estilo rápido o “vistoso”. En cambio, la mayoría de los bailarines de cumbia abrazarán a su pareja con todo el cuerpo tocándose de la cabeza a los pies. Si hay giros involucrados.

Fuente: Dance Salsa



Convertir el mambo en salsa: la danza caribeña en el comercio global

 


 En un bar elegante pero abarrotado en el distrito más cosmopolita de Tokio; en el patio de un bar en Vancouver frente a las Montañas Rocosas canadienses; en el lounge bar de un hotel con vista al horizonte del Bundt de Shanghai; en otro bar, este a poca distancia del Central Park de Nueva York; en un bar escondido a un par de cuadras de la plaza Taksim de Estambul, con vista al Estrecho del Bósforo que divide los continentes europeo y asiático; estos son algunos de los lugares donde he bailado salsa, definitivamente una de las exportaciones culturales más destacadas de América Latina en mundo globalizado de hoy. De hecho, durante mis más de 10 años viviendo en Asia, la salsa ha sido la forma más confiable para mí de mantenerme en contacto con mis raíces latinoamericanas. Incluso en este mismo momento, mientras escribo estas líneas en un café de Taiwán,

El papel de la salsa para ayudar a construir una identidad latinoamericana —o hispana — dentro de los Estados Unidos ha sido tema de estudios anteriores. Estos trabajos defendieron de manera abrumadora, o reconocieron, la fuerza unificadora del idioma español, la lengua común compartida por inmigrantes provenientes de todo tipo de culturas y entornos caribeños, centroamericanos y sudamericanos que viven dentro del crisol (norte) americano, como clave por el éxito de la salsa como comunidad y fortalecedor de identidad entre los inmigrantes latinoamericanos y sus descendientes. Otros escritores enfatizaron el aspecto divisivo de la salsa, y muchos países del Caribe afirmaron que fue su país el que dio origen al género, o que la mayoría ayudó en su desarrollo y difusión, y cada uno afirmó que en su pais tiene la forma de bailar salsa más auténtica, o la mejor, o la que tiene más sabor .

Sin embargo, el libro de Juliet McMains, aunque reconoce la importancia de ambas perspectivas para comprender el fenómeno de la salsa, abre nuevos caminos al enfocarse principalmente en la forma en que el baile de salsa se ha extendido a los cuatro rincones del mundo. Es una historia cultural profundamente atractiva de la salsa que va desde Nueva York hasta Los Ángeles, desde Miami hasta La Habana, desde Europa hasta Asia. Con un estilo seguro que es a la vez gratificante y esclarecedor, el libro traza el desarrollo de la danza de sus múltiples antepasados ​​a partir de las primeras décadas del siglo XX: rumba, cha cha, tumbao, son cubano y mambo. Al mismo tiempo, como implica el subtítulo del libro, nunca pierde de vista la relación entre la historia de la salsa y su estatus actual como baile de fama mundial. Al hacerlo, plantea una cuestión profundamente interesante:

El poeta irlandés William Butler Yeats completó uno de sus poemas con el verso “¿Cómo podemos distinguir al bailarín de la danza?”, Una evocadora imagen poética que expresa hábilmente la melodiosa mezcla de interpretación e identidad en el momento del baile. Y, sin embargo, ¿qué sucede cuando el bailarín es un consumidor global, muy alejado de los orígenes, el lenguaje y la historia de la danza? Es decir, ¿de quién es el baile de todos modos?


Juliet McMains se encuentra en una excelente posición para arrojar algo de luz sobre ambos: por un lado, la historia del desarrollo de la salsa y, por otro, las políticas de identidad y estrategias involucradas en su comercialización mundial. Actualmente es profesora asociada de danza en la Universidad de Washington, no solo se graduó con una licenciatura en Estudios de la Mujer de la Universidad de Harvard antes de obtener un doctorado. en Historia y Teoría de la Danza de la Universidad de California en Riverside, pero también tiene una experiencia rigurosa como bailarina en muchos estilos (baile de salón, salsa, ballet, jazz) y ha sido competidora de DanceSport, dos veces nombrada Estrella Nacional en Ascenso de EE. UU. .

El libro se beneficia enormemente tanto de la formación de McMains en antropología cultural, teoría musical y de la danza, como de su experiencia como intérprete y competidora de danza. Para los capítulos iniciales del libro, en los que busca las raíces de la salsa moderna, no solo buscó y entrevistó a los pocos bailarines que quedaban y que frecuentaban la cuna de la salsa moderna, el legendario club de baile neoyorquino The Palladium; también bailó con ellos y consiguió que compartieran información invaluable sobre el desarrollo de los diferentes estilos de salsa.

Por lo tanto, la doble experiencia de McMains como antropólogo cultural y bailarín profesional le otorga al libro un enfoque doble único sobre su tema. En un momento de los primeros capítulos, nos sorprende al revelar el inesperado papel de la comunidad judía de Nueva York y sus bailarines en el desarrollo de la salsa. En otro momento, unas páginas después, visita una noche de salsa en un centro comunitario frecuentado por bailarines de salsa septuagenarios y octogenarios que estuvieron presentes en los primeros días del baile, y es capaz de identificar, con ojo de bailarina profesional, lo que es exclusivo de su estilo. De esta manera, los ocho capítulos del libro se desarrollan de manera orgánica: la historia de la locura del mambo en Estados Unidos da paso a los bailarines neoyorquinos que desarrollaron la danza en clubes nocturnos racialmente integrados en los que blancos, negros, Los clientes judíos e hispanos se mezclaron y bailaron entre sí. A esto le sigue la historia de la división del baile de salsa en estilos de baile uno y dos, que desemboca en un capítulo sobre el desarrollo posterior del estilo conocido como salsa cubana, oSalsa de Casino . Los últimos capítulos tratan sobre el surgimiento de los congresos internacionales de salsa en los últimos años del siglo XX como un factor definitorio en la estandarización global de la salsa en estilos enseñables y modificables en todo el mundo. Todos estos capítulos han respondido preguntas que he tenido durante años como bailarina latinoamericana que vive en el exterior: ¿en qué se diferencian los estilos ?, ¿dónde se desarrollaron ?, ¿cuál es más “auténtico”?

Un tema que podría haber mencionado McMains son los otros bailes latinoamericanos que también han recorrido el mundo gracias a la globalización, y especialmente los bailes latinoamericanos que, en una relación simbiótica con la salsa, han recorrido el globo en su compañía: merengue, bachata, y, cada vez más, kizumba. He visitado muchos clubes de salsa en todo el mundo donde estos ritmos se intercalan entre melodías de salsa.

La bachata en particular —un baile más lento que la salsa y bailado en una postura mucho más íntima y cercana— ha gozado de un boom internacional en la primera década del siglo XXI que ha sido paralelo a la internacionalización de la salsa. Esto es notable, considerando que la bachata fue un género musical muy relegado en su República Dominicana natal hasta la década de 1980. De manera similar, la aparición de kizumba en clubes de salsa, un baile que se originó en Angola, se desarrolló aún más en Francia y se canta principalmente en portugués o francés, es un fenómeno interesante de intercambio intercultural: un baile latino a modo de la experiencia colonial portuguesa africana se entremezcla con otros bailes latinos que se originaron en la experiencia colonial hispanoamericana. Hoy en día, todos estos géneros musicales latinos se reproducen en los salones de baile internacionales de salsa.

Dicho esto, esta excelente historia del desarrollo de la salsa y el inicio de su boom internacional es un gran éxito, que es precisamente la razón por la que espero leer algún día un análisis igualmente profundo de los bailes acompañantes de la salsa en el escenario mundial. Por ahora, el excelente esfuerzo de McMains es un salto adelante en nuestra comprensión de cómo los bailarines de todo el mundo llegaron a bailar salsa y las redes que se han formado para apoyar esta cultura de baile internacional. Si está interesado en la globalización de la cultura latinoamericana, la identidad latinoamericana, o alguna vez ha intentado seguir el ritmo de una canción de salsa mientras mueve los pies, definitivamente debería comprar una copia de Spinning Mambo into Salsa .

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Manuel Azuaje-Alamo tiene una maestría de la Universidad de Tokio y de la Universidad de Harvard. Actualmente es un Ph.D. candidato en el Departamento de Literatura Comparada de la Universidad de Harvard, y está escribiendo su tesis mientras vive en Seúl, Corea del Sur.

Fuente: Revista Harvard Review Of Latin America







¿Bailar salsa con distancia social?

¿Bailar salsa con distancia social?: cómo la pandemia transformó un emblema de Colombia

Sabor Manicero, Cali Salsa All Stars, Salsa Colombia y otros grupos de profesores ofrecen lecciones virtuales para tratar de mantener a flote las 120 academias de Cali, cerradas por el COVID-19.

El Bailatón se transmitió en las redes sociales y televisión de Cali para recaudar fondos que ayuden a las escuelas de salsa afectadas por la crisis del COVID-19. (EFE/ Ernesto Guzmán Jr)


Primero se conoció el Bailatón: numerosas academias de salsa de CaliColombia, se unieron en un espectáculo de presentación en línea para recaudar fondos que permitieran sobrevivir a las escuelas de bailes latinos a las que la pandemia de COVID-19 ha forzado al cierre. Y no son pocas: la ciudad de 2,2 millones se considera la capital mundial de la salsa, con unas 120 escuelas y unos 3.000 locales que se convierten en espacios de danza a la noche, según The Wall Street Journal (WSJ).

Luego las redes sociales comenzaron a llenarse de anuncios de clases virtuales: Sabor Manicero, Cali Salsa All Stars, SalsaColombia y otros grupos de profesores se lanzaron a la titánica actividad de enseñar este tipo de bailes sin contacto físico. Incluso Fernando Montaño, estrella del Royal Ballet de Londres, quien quedó varado en Los Angeles por el coronavirus, comenzó a mostrar cómo se mantenía en forma para la legendaria compañía de danza clásica, y por fin comenzó a dar clases de ritmos populares, contó El Tiempo.


"Bailar solos rompe nuestro tejido social”, dijo Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, a WSJ

“Es un problema muy grave”, dijo a WSJ Jorge Iván Ospina, el alcalde de Cali. Para él, la salsa es la forma de comunicación más habitual entre la gente de la ciudad. “Así es como seducimos, como coqueteamos, como mostramos la personalidad. Bailar solos rompe nuestro tejido social”. No hay salsa con distancia social, pero mientras no haya inmunidad al coronavirus no se puede dar la proximidad entre extraños que el baile demanda.

Esta fusión de ritmos afrocaribeños, que incorporó elementos de la música europea y hasta del jazz, tiene un tempo muy rápido con giros y vueltas que, para evitar que la ley de la gravedad eche al suelo a los bailarines, requieren el contacto del otro. Es un baile coordinado de pareja (los hombres avanzan, las mujeres retroceden), en un ritmo de ocho con dos pausas: uno, dos, tres, pausa; cinco, seis, siete, pausa.

“Después de cinco meses de encierro, casi una cuarta parte de los centros de la vida nocturna de Cali, incluidos algunos locales emblemáticos, han quebrado, según el Colegio de Abogados de Colombia. Es probable que les suceda a más”, resumió Kejal Vyas, corresponsal del periódico financiero. “En medio de los problemas, las escuelas de salsa e incluso algunos clubes nocturnos están tratando de reinventarse ofreciendo clases de baile y fiestas virtuales”.

Yused Taborda, de Sabor Manicero, una de las academias más activas en las redes, da clases desde su apartamento para gente en distintos lugares del mundo, incluido un colombiano, Juan Sebastian Baños, que quedó aislado en un crucero, donde trabajaba como chef. Pero no se trata solo de una pasión para latinos: Cali Salsa All Stars, por ejemplo, anuncia sus clases con dos horarios de referencia: Colombia y el Reino Unido. De Nueva York a Berlín, la salsa tiene millones de fanáticos.

John Arcila, director de Sabor Manicero, comenzó dando clases en una habitación, hace seis años, y hasta la llegada del COVID-19 se había expandido a un estudio de tres plantas en un edificio comercial, donde asistían más de 100 estudiantes por día, de los cuales la tercera parte eran turistas. “Las clases virtuales generan alrededor del 10% de los ingresos habituales”, explicó WSJ. Pero nadie tiene grandes esperanzas inmediatas de volver pronto al esplendor perdido, porque aun si las restricciones se levantaran, muchos estudiantes no querrían acercarse por temor al contagio.

En general los grupos virtuales son pequeños, de ocho o 10 participantes, y siguen en plataformas como Zoom los pasos que Taborda y otros les marcan. No todos son talentosos, ni hace falta: “El ejercicio ayuda a que nuestros cuerpos liberen endorfinas, dopamina y adrenalina, que pueden dar una inyección de energía y mejorar las emociones”, dijo a WSJ Carolina Paredes, psicóloga y terapeuta de danza, de Bogotá. La distancia de los seres queridos, la imposibilidad de establecer nuevas relaciones y el aislamiento, todas opciones comunes debido al COVID-19, hace que esas hormonas sean en extremo necesarias para manejar el estrés.


Las clases virtuales generan alrededor del 10% de los ingresos habituales, explicó WSJ, pero por ahora son la única alternativa de las academias.


Por eso, desde luego, se arman cientos de fiestas clandestinas que semana tras semana el alcalde de Cali hace clausurar; entre los asistentes —y los multados— se han contado celebridades deportivas y modelos. “Desgastado por el esfuerzo, Ospina reinstauró en julio el toque de queda en la ciudad y la prohibición de la venta de alcohol durante los fines de semana”, agregó Vyas. “Nadie quiere ser el que apaga la luz en la fiesta”, se lamentó Ospina, quien baila salsa. “Pero lo tenemos que hacer”, concluyó, en su papel de funcionario, que además es médico de profesión.

Fuente: Infobae 







 


jueves, 15 de julio de 2021

4 consejos para aprender a bailar salsa

Para conseguir aprender este baile de manera fluida y sencilla tienes que adquirir distintas destrezas y habilidades. Tienes que poner la mayor atención a los pasos y el ritmo, al tiempo y al cuidado del arte de bailar en pareja.

1. Céntrate en aprender bien los pasos básicos

El paso principal es una secuencia de tres pasos que se ejecutan en el compás 4/4 de la salsa. Pueden empezar hacia delante, hacia atrás o de manera lateral. Luego se repite la secuencia pero de forma contraria. El cambio de dirección hay que aprender a ejecutarlo con fluidez.

Si adquieres el dominio de los pasos básicos desde el principio, llegar a la salsa de nivel avanzado será más sencillo, todo requiere práctica pero se hará más fácil y divertido en cuanto domines los pasos básicos, desplazamientos, tipos de giros, y demás pasos iniciales. Tanto si eres chica como chico una buena base marca la diferencia. Si estás empezando cuida los cambios de peso en cada paso y practica siempre que puedas.

2. Escucha la música, baila al ritmo de la canción

Tienes que entender el ritmo de la música para aprenderlo a bailar en sincronía con tu pareja. Presta atención a cómo se cuentan los pasos, repite la manera de contar una y otra vez. Poco a poco, irás reconociéndolo todo. El paso principal es una secuencia de 8 tiempos que se compone de tres pasos y una pausa y otros tres pasos y una pausa, se bailan en un compás de 4/4 de la salsa. Si eres principiante lo más importante es prestar atención a las pausas y respetar el tiempo, en las clases aprenderemos sobre musicalidad para que puedas bailar al ritmo la música y disfrutar al máximo. Escuchar mucha música ayuda a familiarizarse con los tiempos y los acentos de la melodía y a contagiarse del ritmo salsero.

3. Cuida tu postura al bailar

Mantener una buena postura es la base de todo baile. Baila erguido/a como si tirasen de ti hacia arriba, relaja los hombros y mantén los brazos activados con tensión sin que estén rígidos y tu postura colocada. Piensa en crecer al bailar y en apoyar tu peso en cada paso, cuida de no bailar todo el rato con las rodillas flexionadas y de no dejar tus brazos caer. Puedes sonreír al bailar y mirar a tu pareja, eso te ayudará a sentirte más seguro/a y a disfrutar bailando.

4. Aprende bien las indicaciones y baila cerca de tu pareja

La fluidez para conseguir llevar el ritmo a la perfección con tu pareja es muy necesaria. Conseguir esa coordinación entre ambas personas es un arte que no todo el mundo sabe hacer, pero con práctica y empeño lograrás conseguirlo. Ambos cuerpos funcionan como un solo cuerpo: ninguno predomina sobre otro, aunque haya un líder que marque algo más el ritmo para que la pareja pueda seguirlo.

En los bailes en pareja bailar con fluidez y la conexión con la otra persona es esencial. Si estás empezando a bailar salsa dedica tiempo a aprender las indicaciones para llevar y seguir a tu pareja, el chico podrá llevar a cualquier chica en la pista de baile siempre que haya aprendido bien todas las indicaciones. Para la chica es importante aprender a dejarse llevar y entender bien las indicaciones, cuidando a la vez sus pasos, giros, técnica y su expresión corporal que hacen de la salsa cubana un baile especial para disfrutar.

Para que esto salga bien, hay que aprender las señales de comunicación y mirar a tu pareja directamente a los ojos. Chico y chica bailan como uno en la pista de baile, ambos bailan en sintonía y constante comunicación a través de las indicaciones y la expresión corporal. Céntrate en disfrutar y no te sientas cohibido al bailar, observa a los demás para inspirarte a hacerlo mejor no para compararte, cada persona lleva su propio ritmo de aprendizaje. Con práctica tú también serás una inspiración para las personas que comiencen a aprender a bailar.

Sobre todo, no te sientas cohibido por tu pareja si este tiene más experiencia. Tienes que aprender más, aprovechar esa oportunidad para ganar confianza. Comunícate con tu pareja para compartir tus inseguridades, dificultades, preferencias e, incluso, consejos.

En conclusión, dando clases de salsa en Buenos Aires descubrirás que hay más gente que baila salsa de la que te pensabas, que te lo vas a pasar bien, que nunca es tarde para aprender y que tus hábitos y tu vida mejorarán durante este tiempo. Disfruta este baile.

Esperamos que te haya sido útil el artículo, si es así compártelo para que otras personas puedan leerlo.







28 de Mayo en Buenos Aires

Anita y Adrián en Buenos Aires

El próximo 9,10 y 11 de Septiembre, se desarrollara el “ Congreso Internacional de la Salsa ” con la visita estelar de Ana Santos Rubín y ...

Lo más popular en SalsaSocial